Reflexiones

Luego de 12 años en Second Life comienza mi época de reflexiones sobre lo vivido en este mundo virtual.

He pasado la mayor parte de mi vida dentro de este mundo confinado a una burbuja recorriendo poco comunidades y grupos, ya sea de mi país o de habla hispana. Las pocas veces que lo he hecho, no tuve buenas experiencias, por lo cual, me limité exclusivamente a intentar ayudar con los visores desde los grupos de ayuda, recibiendo pedidos de ayuda, con mi pequeño proyecto del monumento y no mucho mas.

Y todo iba bien, hasta que comenzó mi experiencia con el proyecto Community Gateway de Second Life, hace ya casi 3 años.

Y digo esto porque embarcarme en este proyecto me llevó a tener que convivir con un nuevo tipo de usuario de Second Life, un tipo que yo no conocía, no había tratado ni me hubiese gustado tratar o conocer.

Son los precios que hay que pagar cuando uno toma una decisión.

El tener que abrir los ojos a un nuevo tipo de usuarios (de gente que está detrás de un monitor) me ha permitido descubrir muchas cosas, algunas buenas, otras, la mayoría, no tan buenas.

Gente que utiliza Second Life (o la virtualidad en general, sin importar el medio) para ocultar sus frustraciones en la vida real, para descargar en los medios virtuales todo lo que no puede (prefiero decir que no se anima, porque poder, se puede) hacer y decir en su vida real, utilizando al resto como blanco de sus rencores y odio.

Gente que cree que rezear un prim, tener un lugarcito con juegos o música es sinónimo de prestigio y fama y, lo peor, creer que ese prestigio y fama virtuales son portables a su vida real.

En estos casi 3 años en Ayuda Virtual me he topado con mucha gente de todo tipo, como dije anteriormente, algunas buenas, muy buenas, pero la mayoría del tipo “mejor perder que encontrar”.

La mayoría, como dije, gente que se acerca invocando sus deseos de ayudar a los demás pero que, en realidad, tienen otras intenciones, como ser, figurar con un nombre, un tag, sentir que tienen poder, creer que, como es costumbre en muchos sitios “de ayuda” de habla hispana, el ser de ayuda de un lugar, automáticamente les da privilegios y permisos para ejercer poder de policía, el cual, pretenden utilizar para dirimir sus problemas y discusiones personales con otros usuarios.

En estos casos, se detecta fácilmente, apenas descubren que no pueden hacer esto,  desaparecen.

Otros que llegan invocando experiencia extrema en este mundo virtual, que ya desde antes de haber creado su primera cuenta virtual ya saben como administrar una comunidad, una región y sus grupos. Estos, cuando ven que deben comenzar desde abajo, como todos y no van a tener desde el inicio, un tag de “administrador/CEO/LaTengoMasGrande/etc”, como los anteriores, rápidamente pierden el interés y la vocación por ayudar.

Pero, los peores son aquellos que entran a este mundo virtual con el único y mero objetivo de destruir. Si, destruir, no importa que ni a quién. Destruir todo lo que hacen los demás porque son incapaces de hacer algo y solo saben nivelar hacia abajo.

Estos, muchos de ellos, los llamados “griefers” y “troles”, simplemente se dedican a molestar a otros usuarios, a provocarlos, a destilar rencor y odio hacia los demás, generar discusiones, peleas y todo lo que sea necesario para enrarecer el clima de convivencia. Estos, son los que en la vida real viven con la cabeza gacha y soportando toda clase de humillaciones porque no son capaces de defender su propia dignidad. Entonces, es simple, se desquitan en la virtualidad escudados en el anonimato.

A estos últimos se le suman aquellos que buscan un beneficio o rédito personal, ya sea virtual o real, y no tienen empacho en estafar, arruinar o perjudicar al resto de las personas, son simples estafadores que, cuando se ven descubiertos, para poder salvar su propio culo o bien, desaparecen y reaparecen con nuevas cuentas para volver a empezar, o bien comienzan a hablar mal de todos aquellos que los han descubierto para intentar quedar como victimas de ataques y poder seguir estafando a mas gente.

En fin, hay mucho mas, pero mucho mas, en síntesis, todo esto para decir una sola cosa:

A la larga, todo esto cansa.

SaludOS/2

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.